viernes, 7 de agosto de 2009

Llevo ya días sin escribir por diversos motivos, la mas significativa es que mi ordenador murió hace días, junto con todas las fotos de los perretes que he ido almacenando a lo largo de este tiempo, por supuesto también había mas información pero para mi esa era la mas importante y querida, ya se que no es algo irreparable porque en un futuro podré volver a recuperarlas a través del disco duro.
También me han trasladado de centro de trabajo, llevo una semana en el psiquiatrico y es un lugar bastante desconocido y desconcertante
El primer día que llegué lo que mas me impactó fueron las miradas de los pacientes o enfermos como se les suele catalogar
Miradas vacías, otras llenas de ira, otras sin ilusión, desorientados e idos
Habrá personas que les parezca mal pero en mi mente recordé algunos casos extremos que tenemos en el albergue, sobre todo a Rex 1, porque es un animal lleno de miedo y furia, siempre al acecho, pendiente del mas mínimo de tus movimientos
Los pacientes del psiquiatrico andan libres por el recinto y las instalaciones, por lo que siempre existe un contacto entre ellos y todo el personal que trabaja allí
Es triste, porque la gran mayoría son pacientes crónicos con un destino bastante incierto y que lo mas seguro es que terminen sus últimos días allí
Muchos han tenido una infancia cruel, con una familia desestructurada, otros han llegado por sus andares con la droga y otros ni se sabe cuanto llevan allí.
Pese a todo siempre hay personas dispuestas a escucharles, sacarles a pasear y preocuparse por ellos aunque tengan un sueldo muchos de los trabajadores siguen manteniendo la bondad y las ganas de trabajar reflejados en los ojos
Eso ocurre en el albergue, se que el paralelismo para muchas personas es incomprensible pero yo lo encuentro en cada rincón de este edificio, porque al fin y al cabo todos somos almas, energías, animales... que en un momento dado perdemos el rumbo y vamos a la deriva o por circunstancias la vida les ha castigado de una manera brutal y sin escrúpulos
Así que según mi punto de vista lo único que nos queda es dar las gracias por lo que tenemos y ayudar a que este mundo sea un poquito mejor

3 comentarios:

cristina dijo...

cuanta verdad dices... cuanto valor tienen esas personas q con todo su grandisimo cariño ayudan a toda esta gente!!
yo tengo una persona cercana q esta en un centro de barcelona donde se preocupan asta de llevarlos de excursion para motivarles y tambien les llevan perros de otro albergue y yo q tengo contacto con esta persona me cuenta q es el mejor tratamiento para el, los perros dice q se los llevan una vez a la semana y q se pasa la semana deseando q llegue el dia, tambien me cuenta q el desde su ventana silva a los pajaros y q ellos acuden y q para el son las aves los animales q mas le gustan xq son libres...q pena me dio leer eso!!
un beso debora me encanta tu blog

maika dijo...

Hola soy Maika, una de las gateras de ASOKA. Quería decirte que encontré tu blog por casualidad y he encanta. Me siento tan identificada con todo lo que dices de nuestros asoketes. Dan tanto sin pedir nada a cambio.... Sigue así compañera asokera.

debora dijo...

Reconozco que yo pensé lo mismo, mmm terapia con perros aqui... pero ya sería mucho pedir a todos los volunarios, quizás algun dia
Hola Maika, no te conozco personalmente pero me alegro que te unas al blog, tengo una entrada pendiente con Raúl, es mi gato preferido del albergue
Besos