jueves, 23 de febrero de 2012

Pobre Lucas

Hace muchísimo tiempo que no escribo, quizás porque no sentía la necesidad, o bien porque tengo poco que decir, pero ahora me siento frustrada e incluso derrotada
Es por Lucas, nuestro grandullón, lo tenemos desde septiembre, viene de la protectora de Castalla, Laura una amiga que trabaja allí nos pidió que la ayudáramos con él, porque había gente que lo quería pero claro, tenía y tiene un miedo irracional a prácticamente todo, su historia la escribí un poco mas abajo, si tenéis curiosidad buscar en una entrada no muy antigua
En fin, me lo he tomado en serio, he trabajado muy mucho con él, y he conseguido pequeños progresos, pero hoy se ha ido todo por el desagüe, estamos usando una correa extensible para salir por fuera, para que tenga libertad e ir enseñandole a venir cuando le llamamos, cuando ya estábamos dentro, en el jardín de casa, casi le arranca el brazo a mi novio de un tirón, la extensible ha empezado a perseguir a Lucas y este se ha vuelto loco, al final he conseguido tranquilizarlo, llevando algún que otro golpe por la extensible y cuando le he visto la cara.... llena de heridas producidas por los vaivenes de la correa extensible que es plástico duro y bastante gorda, se me ha caído el alma al suelo
Es que realmente no podré hacer nada por él? Existen animales tan traumatizados que son incapaces de rehabilitarse?
Os dejo un video de ´Lucas y su amigo el galgo Brujo, al principio era inviable que me mirara y no saliera corriendo y menos coger una pelota estando yo cerca, en este video hasta parece un perro normal,,, ojalá fuera así
Ahora lo tengo en casita, le hemos limpiado las heridas de la cara, pero las del alma serán mucho mas complicadas de curar

video