martes, 26 de agosto de 2008

No se lo conteis a nadie

Hoy he estado en el albergue, no he podido resistirme, bueno tambien tenía una buena razón, llevarme todas las cajas que tenía del último rastro.
Tambien me he llevado la camara de fotos, es una reflex y no suelo usarla mucho porque es muy aparatosa, tiene varios objetivos y cuando te acostumbras a las digitales....
Cuando ya era mi hora de irme me acordé que tenía que hacerle fotos a Nefer, así que como no había salido a pasear, porque esta en cuarentena y necesita salir por fuera, pues me la llevé, estaba nerviosa y quería que andara y se cansara un poco para luego hacerle unas fotos, en el paseo me junté con Sara (otra voluntaria) que estaba sacando unos perritos, Nefer se puso como loca porque quería jugar con ellos, así que la miré, y es de esas perras que te transmiten una confianza absoluta y eso no me pasa muy a menudo, así que le dije a Sara:
¿Y si la suelo?
Sara no lo tenía muy claro, pero decidí que si, nunca había visto una perra tan obediente y además que me reconoció, no cuando le abrí la puerta para salir, sino en el patio, estaba hablando con otro perro (muy corriente en mi jajaj) y ella se puso a dos patas y cuando me vió se puso a ladrar como loca.
Corre Nefer, corre.... Le dije mientras soltaba la correa
Y así lo hizo, en mi vida he visto un perro tan feliz, empezó a correr como loca, se iba y cuando estaba lejos la llamaba y volvia como una flecha a mi lado.
Cuando volviamos al albergue, hasta se paró en la puerta, increible, aún sigo con la sonrisa en la boca solo de pensarlo, ayyyy si pudiera, esa perra ya sería mia jaja
Hoy dormirá como un lirón y espero que sueñe conmigo y con su super carrera

1 comentario:

cristina dijo...

pobre nefer!!!
si es q lo perros necesitan de mucho ejercicio y los galgos mas...
no se como hay gente q tiene a sus perros encerrados en una terraza...
un saludo